ARTE CONTEMPORÁNEO AUSTRIACO Y PINTURA DE LA POSGUERRA: COLECCIÓN ESSL

Texto de Sonja Traar que acompaña al catálogo de la exposición

 

Con sus cerca de 5 mil obras, la colección de Agnes y Karlheinz Essl ofrece un panorama incomparable acerca de los desarrollos artísticos del Siglo XX y comienzos del XXI. La pintura austriaca, a partir de 1945, ocupa en la colección un lugar significativo y se presenta en un contexto internacional desde el comienzo de los años 9O. Tendencias actuales llegan; la colección crece continuamente y con esto se reflejan también las preferencias personales y los intereses de los coleccionistas.

En colaboración con Luis-Martín Lozano, director del Museo de Arte Moderno, se eligieron obras representativas para esta exposición, las cuales tratan una gran diversidad de evoluciones artísticas: de la Pintura Abstracta, pasando por el Accionismo Vienés hasta el Realismo y la Nueva Pintura de los años 8O y las tendencias de la actualidad. La exhibición muestra el trabajo de 18 artistas austriacos y 12 artistas internacionales.

Algunas tendencias del desarrollo del arte austriaco, de 197O hasta la actualidad, son expuestas de manera ejemplar, siempre en diálogo con obras artísticas de otros países. En esta muestra pueden verse rasgos característicos del arte moderno y contemporáneo, los cuales, filtrados a través del ojo entusiasmado y escrutador de los coleccionistas, reflejan la variedad del espectro artístico.

La fuerte presencia de la pintura en la exposición, como también en la colección, advierte sobre las perspectivas futuras de este medio artístico: según se entendía, todo lo que puede hacer una pintura, estaba agotado. La pintura da, de nuevo, una poderosa señal de vida de sí misma desde los años 8O.

Para apreciar las obras dentro de un contexto en cuanto a su contenido, la exposición se divide en cinco ámbitos, o mejor dicho, círculos de obras. Por un lado, la división se lleva a cabo en base a los fenómenos surgidos de manera cronológica, los cuales se analizan tanto al interior del arte austriaco como también en el contexto internacional. Por otro lado, se intenta explorar afinidades en un enfoque artístico por medio de la clasificación, por lo cual cada obra ocupa por sí misma un lugar único al interior de esta selección.

Específicamente, las tendencias austriacas, como el Accionismo Vienés, son resumidas en un círculo temático independiente.

Entre el objeto y la abstracción
El desprenderse del objeto hasta la pura abstracción aparece como un movimiento titubeante, el cual desde el temprano Siglo XX se realizó individualmente por parte de los y las artistas. El objeto se deshizo de las pretensiones de una pura imitación: a veces aún reconocible, otras sólo imaginable por medio del título, hasta su completa extinción. El objeto se vuelve portador de cuerpos de color y formas, las cuales se independizan totalmente de manera extrema para bastarse a sí mismos.

En las obras de Asger Jorn, Karel Appel, Friedensreich Hundertwasser y Max Weiler se pueden explorar huellas del mundo real, las cuales reflejan a la vez la transformación subjetiva a través del artista. En la abstracción lírica de Hans Staudacher y Sam Francis, en cambio, apenas pueden encontrarse reminiscencias del hombre o de la naturaleza. También la pintura de Hans Hartung, Josef Mickl y Pierre Soulages muestra una abstracción definida por el gesto, mientras que Gerhard Richter se somete sólo aparentemente al azar del Informal. Sin embargo, la pintura resultante se proyecta llena de cálculo.

Por el contrario, las obras de Martha Jungwirth, Franz Ringel y Jürgen Messensee denotan una fuerte oscilación hacia el objeto, el cual deja entrever, a menudo de forma cambiada y deformada, puntos de vista de los artistas sobre el mundo en sí y sobre los hombres.

Accionismo
El Accionismo Vienés es un fenómeno austriaco especial de un arte orientado al proceso y a la acción de los años 6O. En la exposición es documentado con trabajos de dos significativos representantes: Günter Brus y Hermann Nitsch. Como respuesta a la situación política después de la Segunda Guerra Mundial, se desarrolló en los años 6O en Austria una forma especial de performance (al principio a puerta cerrada) a menudo con carácter teatral. La utilización de animales muertos y la lesión del propio cuerpo, más tarde presentadas públicamente, fueron motivo de numerosos escándalos. La exposición muestra dos importantes trabajos tempranos de Günter Brus y una instalación de Hermann Nitsch.

Rainer-Tápies
En un contexto parecido que ampliaba los modos hasta entonces transmitidos de la pintura, se sitúa también el trabajo de Arnulf Rainer. Sus sobre-pinturas están a menudo marcadas por el Accionismo. Él está en busca de nuevas soluciones artísticas, de la disolución de un arte orientado sólo al resultado. Su obra es puesta en una contraposición fascinante con la de Antoni Tàpies, la cual emplea una composición de forma y color de materiales determinados como portadora de su abstracción.

La pintura vive
En los años 8O (después de una fase de discusión del arte fuertemente teorizante y junto al empleo de medios electrónicos como fotografía y video), un nuevo, objetivo y expresivo acceso a la pintura cobra otra vez significado. Como contenidos del cuadro se encuentran también espacios de color abstractos sobre el lienzo, junto a elementos figurativos que a veces son tomados del entorno más próximo del o de la artista (en particular entre los jóvenes artistas austriacos de entonces).

En la exposición se muestran obras que han fundado el camino hacia la Nueva Pintura, como aquellos de Georg Baselitz y Markus Lüpertz. Como documentaciones de un fuerte impulso pictórico, los cuadros de los artistas austriacos Humbert Scheibl y Herbert Brandi posibilitan una sensación intensificada de los mundos del color y de la forma. Martin Kippenberg y Franz West se promueven por un acceso plural al tema.

Aspectos de la figura
En especial desde el entrante Siglo XXI, la figura humana está presente en el arte contemporáneo con renovados bríos. Las obras expuestas de Alex Katz (un precursor americano), de Katrin Plavak, Muntean & Rosenblum y Elke Krystufek muestran las distintas formas de proceder de los artistas en este tema. La notable pintora austriaca María Lassnig se encuentra representada en la exposición con dos obras en las cuales se puede reconocer su absolutamente independiente trato con el tema. Falta de distancia, realidad social y definición de la actual generación sobre su posición en la vida, determinan los contenidos de las obras, altamente variables en cuanto a la forma, así como la negación de la narración (en Alex Katz). Gottfried Helnwein se aleja con su Autorretrato de una fugaz contemplación: el cuadro expuesto provoca una reacción inmediata, impetuosa…

Este círculo de obras ilustra las tendencias actuales en el arte austriaco y las coloca en un diálogo con soluciones de artistas de otros países.

El arte moderno está denominado por el aspecto del viaje. Algunos artistas visitaron Estados Unidos, Europa, Latinoamérica o Asia, conociendo distintas tendencias y estilos para finalmente encontrar sus propias formas y lenguajes de expresión artística. Es por ello que, a esta exposición, le es también inherente la característica del viaje. Asimismo, esta exposición itinerante, la cual, en forma de una colección de la colección reúne, en sí, soluciones artísticas en parte contradictorias e independientes, que se abren a otro continente. La migración mundial del arte experimenta una nueva etapa; el intercambio transcontinental permite un sinnúmero de posibilidades de recepción y de reacción. Los modos de vista pueden cambiarse y ampliarse a través de ello.

Como curadora del museo de la Colección Essl, es para mi muy interesante percibir y averiguar el punto de vista de otros acerca de la colección, acerca del interés y conocimiento fundado que la pintura austriaca despierta en otro continente.

En la concepción de esta exposición, fue un gran reto el ver siempre a los artistas como individuos y a las obras como soluciones autónomas y adecuarlas en relación a una agrupación o corriente. Lejos de un orden rígido, hemos intentado realzar aspectos determinados. A través de estas pinturas, el público mexicano puede obtener una imagen de esta colección privada y a la vez experimentar el desenvolvimiento del arte moderno austriaco en diálogo con obras internacionales.

El desarrollo de la Colección Essl está siempre enfocado a examinar nuevos aspectos del trabajo artístico actual. Este es un proceso nunca acabado, en flujo continuo, y siempre orientado a nuevos puntos de referencia.


Home
Essays
Press
Interviews
Internet
Images
Artist
News
Links